domingo, 10 de marzo de 2013

Samuráis con acento andaluz// Samurais with andalusian accent





La localidad sevillana de Coria del Río tiene alma asiática. Muchos de sus habitantes se apellidan 'Japón' porque son descendientes de una embajada nipona que en el siglo XVII visitó Europa. Tal es el vínculo con el país del sol naciente que el equipo local de rugby se llama los Samuráis en honor a ese pasado común.

La expedición a la que me refiero estuvo comandada por el samurái Hasekura Tsunenaga. El daimio (señor feudal) de Sendai, bajo encargo del sogún (comandante en jefe que gobernaba en representación del emperador), organizó la misión diplomática, pactada en un acuerdo comercial entre Rodrigo de Vivero y Tokugawa Ieyasu en 1609.

Partieron en 1613 en un galeón construido por japoneses a tal efecto, bajo diseño inglés y conducido por marinos españoles y portugueses. La embajada pasó por Veracruz, Acapulco y Cuba antes de llegar en 1614 a España. Hasekura negoció con Felipe III un nuevo tratado comercial. Fue bautizado como Felipe Francisco Faxecura. Luego viajó a Francia y Roma, donde acordó con el Papa el envío de misioneros a Japón. El Senado Romano le honró con el título de ciudadano romano.

De vuelta a España, el rey declinó la oferta comercial japonesa, después de que Tokugawa Ieyasu expulsase a los misioneros de Japón y persiguiese la fe cristiana en el archipiélago. Así las cosas, el samurái partió a su país en 1617, pero algunos miembros de la embajada decidieron quedarse en Coria del Río, cerca de Sevilla.

@enriquevdiez
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


The Sevillian village of Coria del Río has an Asiatic soul. Many inhabitants has the surname 'Japón' becuase they are descendents of a Japanese embassy which visited Europe on XVII century. The local rugby team is called the Samurais in honour of that common past.

The expedition was commanded by the samurai Hasekura Tsunenaga. The Sendai's daimyo, under shogun's assignment, organized the diplomatic mission, agreed in a commercial treaty between Rodrigo de Vivero and Tokugawa Ieyasu on 1609.

On 1613, they left in a galleon built by Japanese for it, under English design and sailed by Spanish and Portuguese sailors. The embassy visited Veracruz, Acapulco and Cuba before arrive Spain on 1614. Hasekura negotiated with Philip III a new treaty. He was baptised as Felipe Francisco Faxecura. After that, he travelled to France and Rome, where he agreed with the Pope a missionary-sending to Japan. The Roman Senate honoured him with the title of Roman Citizen.

Back in Spain, the king declined the Japanese commercial offer, after Tokugawa Ieyasu had thrown missionaries out and harassed the Christian faith in the archipelago. The samurai went to his country on 1617, but many of his embassy's colleagues decided to stay in Coria del Río, near Seville.


@enriquevdiez

My english is not very good. I'm trying to improve it. If you find any errors in the text, please write to me (enriquevdiez@gmail.com). Thank you very much.