martes, 15 de enero de 2013

Cuando Dios fue español/ When God was spanish



En plena Guerra de los Ochenta Años se produjo un milagro (o uno de los mayores golpes de suerte de la historia militar). El 7 de diciembre de 1585, el tercio del Maestre de Campo Francisco de Bobadilla luchaba con uñas y dientes en la isla de Bommel, entre los ríos Mosa y Waal. Diez navíos de una escuadra de las Provincias Unidas lo habían bloqueado.

El almirante Holak ofreció la rendición honrosa a los españoles. La respuesta fue la siguiente: "Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos". El holandés reaccionó abriendo los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo. Solo quedó sobre el agua el pequeño monte de Empel. Allí se atrincheraron los soldados.

Mientras cavaba, un soldado halló una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Los españoles lo interpretaron como una señal del cielo. Montaron un altar y se encomendaron a su figura. Según la tradición, al llegar la noche, un viento inusual y muy frío heló el río Mosa. Los españoles marcharon sobre el hielo y atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga, destruyendo la flota. Los holandeses se retiraron y los de Bobadilla retomaron los fuertes de la zona. Holak llegó a decir poco después: "Tal que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro".

Ese mismo día, la Inmaculada Concepción fue proclamada patrona de los Tercios de Flandes e Italia. En 1892 fue declarada patrona de toda la Infantería española.


Fotografía: Los legítimos de Gibraltar

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

In the middle of the Eighty Years' War a miracle (or one of the biggest strokes of luck of the militar history) ocurred. On 7th december 1585, the spanish Tercio, whose 'Maestre de Campo' was Francisco de Bobadilla, fought nail and tooth in Bommel, between Meuse and Waal rivers. Ten ships of a United Provinces' squad had blocked it.

Admiral Holak offered a honourable surrender to the spanish soldiers. They replied the following answer: "The spanish infants prefer death to dishonour. We'll talk after death about capitulation". The dutch leader reacted opening the rivers' dikes in order to flood the enemy camp. The Empel's hill was the only remaining place above the water. The soldiers entrenched themselves there.

While he was digging, a soldier discovered a Blessed Virgin's flemish picture. The spanish interpreted it as a heaven's sign. They erected an altar and commended themselves to her. According to tradition, at night, an unusual wind froze the Meuse river. The Tercio marched over the ice and attacked their enemies without warning, destroying the fleet. The dutch withdrew from the camp and the Bobadilla's soldiers retook the region's forts. Holak said later: "It seems God is spanish when he works this big miracle".

The same day, the Blessed Virgin was proclaimed patron saint of the spanish Tercios in Italy and Flanders. On 1892, was also declared patron saint of the spanish infantry.


Photo property of: Los legítimos de Gibraltar

My english is not very good. I'm trying to improve it. If you find any errors in the text, please write to me (enriquevdiez@gmail.com). Thank you very much.