lunes, 7 de enero de 2013

La ruina de Ercávica





Estuve ayer visitando las ruinas de la antigua ciudad de Ercávica, en la frontera entre Cuenca y Guadalajara, junto al pantano de Buendía y el río Guadiel. Fue un núcleo celtíbero ubicado en el castro de Santaver. Luego pasó a manos de Roma en el siglo II aC. Fue municipio de la provincia Hispania Citerior Tarraconensis desde época de Augusto. Su máximo esplendor se produjo en los siglos I y II dC. Su abandono fue progresivo hasta concluir en el siglo VII dC. Mientras tanto, fue sede obispal antes de cederle la diócesis a Albarracín y, posteriormente, a Cuenca. Fue ceca donde se acuñó moneda. Fue punto de partida de la ruta del cristal de Hispania que llevaba el ‘lapis specularis’ o espejuelo desde la Alcarria a la Mancha Baja (pasando por Segóbriga), para, de allí, partir a los puertos de Levante, donde se comerciaba con este producto. En la zona se alojaron bereberes en época islámica y la iglesia que tuvo adscrita estuvo funcionando hasta 1642. La ciudad contaba con un foro que tenía curia (sede del senado municipal), basílica (juzgados) y tabernae (tiendas). Se han hallado termas, casas de distinta condición, murallas y torres.

Las excavaciones comenzaron en 1972 y todavía queda muchísimo trabajo por hacer en una colina de 19 hectáreas de superficie. Lo triste del asunto fue el estado de abandono en que está sumido el lugar, a pesar de que el Gobierno manchego diga que está poniendo en valor el lugar. La carretera de acceso al lugar (la que está indicada) parte del pueblo de Cañaveruelas. Es un camino de tierra de 5 kilómetros lleno de baches en los que te juegas la salud de tu coche, salvo si es un todoterreno. La senda no es muy recomendable tampoco para hacerla a pie, ya que apenas, hay árboles y, por extensión, ni una sombras para tomar aliento. En el lugar, una mujer de seguridad (encantadora, nos indicó que hay otro camino agrícola sin señalizar y sin baches que lleva a la carretera sin dar un rodeo de 15 kilómetros que te obliga a pasar por Cañaveruelas) es la única presencia humana en los alrededores.  Los paneles informativos sobre las ruinas están situados en dos puntos de todo el complejo.

Las maquetas, que en su momento debieron ser bastante descriptivas, están destrozadas. Los antiguos carteles informativos, de metal, oxidados. La Consejería de Cultura ha puesto un par de nuevos carteles a modo de centro de interpretación. Parece que con eso se resuelve el abandono de un lugar que podría ser referencia turística, cultural y medioambiental.

En vez de eso, es la ruina de estas ruinas. Las vistas desde el lugar son acojonantes (el pantano, la sierra, el río… hasta vimos gamos corriendo por los campos). El espacio, si estuviese bien acondicionado (la vía de llegada, la atención al visitante, la protección patrimonial y los paneles de información), podría ser un parque arqueológico  de cierta envergadura. En Alcalá de Henares, con un quinto de lo que tienen en este sitio, te hacen unos centros de interpretación de tres pares de narices. Podrían hacerse talleres sobre la vida de celtíberos y romanos, sobre el cristal que se usaba en Roma,  poner una residencia rural al estilo romano como hacen en otras zonas de España (Palencia y Badajoz me vienen a la cabeza, sin ir más lejos). También podrían hacerse rutas de senderismo que partiesen desde allí. De hecho, los pueblos de ese ámbito tienen un catálogo de excursiones muy bien montadas en ese sentido.

Y solo he dado unas pocas ideas de cómo sacar pasta para aprovechar el sitio. No parece que interese. Lo dicho, una pena.

Fotos propiedad de Enrique Villalba.

Más información:
http://www.ercavica.com/
http://www.patrimoniohistoricoclm.es/yacimiento-de-ercavica/
http://maps.google.es/maps?pq=seg%C3%B3briga&hl=es&sugexp=pfwc&cp=2&gs_id=7&xhr=t&q=eroski&gs_sm=&gs_upl=&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.&biw=1280&bih=709&um=1&ie=UTF-8&sa=N&tab=wl